Aprobada el 19 de Noviembre del 2003, publicada en la Gaceta Diario Oficial No. 235 del 11 de Diciembre del 2003, Ley No. 476 "Ley del Servicio Civil y de la Carrera Administrativa"

 

MENSAJE DEL SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

 Cuando anuncié mi plataforma  de Gobierno, uno de los principales compromisos que asumí fue el de transformar la Administración Pública, para convertirla en una Administración moderna, capaz, eficiente y facilitadora, que contribuya a la producción y al desarrollo, para asegurar el bienestar de los nicaragüenses, así como a la recuperación de la estabilidad, la confianza y la credibilidad de la sociedad y de los agentes económicos internos y externos. 

Como elemento fundamental para la construcción de esta nueva Administración Pública, entre nuestros compromisos con Nicaragua hemos dado prioridad a la profesionalización de las y los servidores públicos, pues estamos conscientes de que son las personas quienes realmente hacen posibles los cambios y el desarrollo de las organizaciones y de los países. En cumplimiento de este compromiso hemos venido trabajando para que, tal como lo establece la Constitución de la República, exista un régimen laboral específico para los servidores públicos.

 Estos esfuerzos están dando sus frutos con la Ley del Servicio Civil y de la Carrera Administrativa, aprobada por la Asamblea Nacional el 19  de Noviembre y publicada en Diciembre de 2003. Nicaragua cuenta ahora con una Ley que asegura a las y los servidores públicos el ingreso, estabilidad, evaluación del desempeño, promoción, desarrollo y retiro de la Administración Pública, con base a normas y criterios técnicos, rompiendo de una vez y para siempre con el clientelismo político y todos los vicios que éste conlleva y que tanto daño han causado a las personas y a nuestra sociedad.

 Esta Ley constituye el marco jurídico para el establecimiento de un Régimen de Servicio Civil sobre la base de mérito y la capacidad, que permitirá al Estado y a la sociedad contar con personas profesionales y capaces a su servicio. La actuación de funcionarios y empleados de la Administración Pública ahora se basa en principios y cuenta con regulaciones que aseguran a la población que los servicios públicos se les brindarán con calidad, transparencia, imparcialidad, neutralidad y que habrá equidad en el acceso a los mismos.

 El sueño de los nicaragüenses ahora empieza a ser realidad, pues todos estamos contribuyendo a su cristalización en hechos reales. Nicaragua avanza de forma firme y segura hacia la construcción de un nuevo Estado, pues la voluntad y la acción de todos nosotros están comprometidas en cambiar la cultura de la Administración Pública, para que poco a poco los valores, comportamientos y actitudes de las personas en el servicio público vayan cambiando y, como resultado, pasen a ser “servidores públicos”, pues su misión es esa: servir a los intereses de la población y orientar su quehacer y el de la Administración Pública hacia las demandas y necesidades de ésta.

 Servir al pueblo es una vocación hermosa que ha sido desprestigiada y manchada por malos hijos de la Patria, ahora es preciso dignificar esta labor para que hombres y mujeres al servicio de la Administración Pública recuperen el orgullo de serlo y para que la sociedad recupere la confianza y credibilidad en la institucionalidad. La Ley es un instrumento importante para lograrlo, pero somos todos con nuestro esfuerzo los que podemos hacerlo posible, el compromiso es de todos, juntos podemos lograrlo.

  

Enrique Bolaños Geyer

Presidente de la República de Nicaragua

Principal | Mensaje del Presidente | EXPOSICION MOTIVOS. | TITULO I | TITULO II | TITULO III | TITULO IV

Ministerio de Hacienda y Crédito Publico.