4. Evento Especial

4.1. Los sismos de marzo de 2004, implicaciones sociales.

 

Fabio Segura Mojica

 

La mayoría de los sismos que ocurren enfrente de la costa de Centro América y por ende en Nicaragua se debe a un proceso de sumergimiento del fondo marino del Pacífico debajo de la parte continental. Los sismos diarios que se registran en la red local de Nicaragua  reflejan ese comportamiento y su bajo tamaño relativo (insensibles a los sentidos humanos) indican resbalamientos pequeños, rupturas de bajo grado de las rocas del fondo marino al cambiar de rumbo doblándose como una gran lámina rígida al penetrar inexorablemente debajo del talud continental.

 

Figura 1.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una característica fundamental de esta zona sísmica es su longitud; los sismos ocurren, enfrente de Nicaragua desde profundidades someras hasta varios centenares de kilómetros sin superar, en general, los 300 kilómetros. Los primeros 60km son generadores de la mayor cantidad de sismos porque ahí ocurre: cambio de inclinación del fondo marino siendo sometido a flexión (Figura 1. obsérvese eso como la parte  gruesa de inicio en el gráfico adjunto), las rupturas dentro de la placa convergente son numerosas; la placa continental al resistir el empuje del fondo marino también se rompe de modo abundante; los saltos o resbalamientos también se traducen como sismos.

 

Para el gráfico mostrado se usó una muestra de sismos amplia en el tiempo y con criterios que permitieran calidad de localización óptima.

 

Otra característica, que por desgracia es negativa para los habitantes de esta zona sísmica, es el potencial de peligro en cuanto a la generación de sismos extremos. Históricamente se citan sismos como el de El Salvador este nuevo siglo (enero de 2001), pero ocurridos enfrente de nuestras costas con daños a varios poblados de aquellos tiempos y alarma generalizada en tres o más repúblicas de América Central.

 

Un sismo con magnitud similar al de El Salvador con epicentro enfrente de las costas de Nicaragua afectaría las ciudades del Pacífico con aceleración de 0.5g, eso significa en términos ingenieriles, destrucción severa en las construcciones de tales ciudades.

 

La preocupación actual es que el fondo marino es una unidad, como una gran lámina delgada y rígida, debajo del mar, que desciende hacia las profundidades de manera irregular. En algunos sitios la resistencia al descenso de la placa Coco es mayor que en otros, como sucede en los extremos, cercano a México por el NO y a través de Costa Rica por el SE. A esa resistencia se asocia baja inclinación de penetración de la placa y generación de frecuentes y fuertes terremotos.  En otros sitios como frente a Nicaragua el contacto entre placas no es tan fuerte, puesto en evidencia por la mayor inclinación de la zona sísmica interplaca.

 

Sin embargo, cuando en un sitio de contacto de placas sucede un deslizamiento mucho mayor que lo ha estado haciendo por años  se puede interpretar de dos formas: (a) un salto rápido para compensar deslizamientos pequeños pero continuos en las partes vecinas; (b) un salto repentino que deja estresado las vecindades y preparadas para compensar dicho deslizamiento relativamente grande.

 

En el gráfico mostrado (Figura 2), correspondiente a la zona enfrente de Masachapa, aparecen los epicentros de sismos localizados con óptima calidad ocurridos en la última década; se observa que la franja que contiene los sismos de marzo presenta una deficiencia de sismos de tal modo que los sismos de marzo llenan un tanto esa ausencia. Por otro lado, es claro que hay más sismos en la parte más alejada de la playa. Tal cosa contiene la zona donde la placa Coco se flexiona y colisiona contra la placa Caribe. Por lo que la actividad tectónica muy fuerte.

 

Figura 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También en la esquina superior derecha se colocó el mecanismo de ruptura que refleja el estilo de ruptura de cinco de los sismos ocurridos en marzo. El mecanismo de ruptura (es típico del proceso de deslizamiento de la placa de Coco hacia el interior de la tierra en su movimiento de convergencia hacia Centro América.

 

En el gráfico (Figura 3a y 3b) muestran el mecanismo de ruptura del sismo de mayor magnitud ocurrido en marzo frente a Masachapa (ML 5.8) y su interpretación según su profundidad focal (50km) y variables del mecanismo focal (acimut de la ruptura, inclinación del plano de ruptura, y el sentido del deslizamiento: 115º, 45º, 90º, respectivamente).

 

Figura 3a. Mecanismo de ruptura (115º, 45º, 90º):

Puntos llenos: empuje en la estación sísmica.

Puntos vacíos: tirón hacia la fuente  de la estación

 

 

Figura 3b. Diagrama: las flechas en rojo indican movimiento relativo equivalente al mecanismo de ruptura a la izquierda (los números son variables del mecanismo)

 

El significado del mecanismo de ruptura se hizo explícito en el gráfico de arriba indicando: el acimut de la trinchera; la inclinación o buzamiento de esta a 50km de profundidad; un deslizamiento puro de la placa de Coco con relación a la placa Caribe.

 

Cabe destacar también la distribución de sismos en profundidad por lo que se presentan tres cortes sísmicos (Figura 4 A, B, C): Claramente se aprecia que a los lados de la zona activada en marzo la sismicidad se extendió en estos últimos diez años más allá de los 100km, sin embargo en la zona activada en marzo los sismos han estado ocurriendo arriba de los 50km de profundidad. De este modo en marzo los hipocentros van hasta los 60km de profundidad, aproximadamente.

 

Figura 4 A, B, C

 

Comentarios

Este rápido y somero análisis sugiere que:

(a)     Después del sismo de El Salvador es posible que se hayan preparado condiciones tectónicas para que ocurran sismos importantes en el segmento de la zona de subducción frente a Nicaragua,  como respuesta al tirón hacia abajo ejercido por el segmento de la subducción que descendió frente a el Salvador, en enero de 2001.

(b)     Que un evento como el de El Salvador (enero de 2001) frente a las costas de Nicaragua generaría aceleración del suelo del orden de 0.5g con consecuencias muy severas para las ciudades del Pacifico de Nicaragua.

(c)     Que hay zonas frente a las costas de Nicaragua que indican trabazón interplaca que en un movimiento arriba del umbral común de los sismos sentidos (ML 5.0) pueden provocar sismos importantes.

(d)     Por la combinación de profundidad de los focos y la magnitud se pueden generar sismos tsunamigenéticos.