>> Ir al índice del boletín

 

3.6. Interpretación preliminar de la ruptura cortical Apoyo – Masaya. (Sismo del 06, 07 y 25 de julio de 2000)

 

Fabio Segura


 

Del mecanismo focal con epicentro en el borde NO de la laguna de Apoyo, se seleccionó como plano de falla el que presenta menor acimut de acuerdo con las observaciones de las fisuras del terreno, resultantes de la sacudida. La tendencia de las fisuras, medidas en numerosas de ellas, en un amplio sector,  siempre se mantuvo hacia el NE, durante los trabajos de campo efectuados en el NO de Apoyo. El acimut del plano seleccionado es de 22º y el buzamiento de 63º. El movimiento es predominantemente de rumbo lateral izquierdo. El buzamiento del plano de falla es al Oeste.

 

El eje de presión es NO – SE, casi horizontal. Este tipo de movimiento es predominante en la cadena volcánica. Con el sismo de Apoyo este tipo de mecanismo se ha presentado en tres sitios diferentes (Managua 1972, Granada – Rivas 1985 y Apoyo 2000) con sismos del mismo orden de  magnitud,  y con un lapso de años similar (13 y 15 y años). Hay que agregar que también se ha obtenido el mismo mecanismo de ruptura en otros sitios de la cadena volcánico con eventos de menor magnitud Telica, Rota, El Hoyo, Momotombo, Apoyeque).

Es muy interesante observar que en la dirección del eje de presión del sismo de Apoyo del 2000, hacia el NO, hubo influencia en fallas localizadas en el extremo NE de la laguna de Masaya. La presión que se ejerció en el foco del evento principal generó tensión en aquellas fallas y el 08 y el 25 de Julio ocurrieron sismos (5.2 y 4.8, ML), también con características de rumbo lateral izquierdo, pero en un plano de falla con rumbo NE – SO. 

 

En conclusión, lo que sugiere el mecanismo de ruptura del evento principal de Apoyo, relacionándolo con sismos anteriores ocurridos en la cadena volcánica, es que los sismos más importantes que están fracturando la corteza somera en Nicaragua obedecen a un patrón de esfuerzos cuyo eje de tensión es NE – SO. Los asentamientos de bloque o colapsos dentro de las calderas volcánicas existentes parecen ser, hasta el momento, de menor connotación en el proceso tectónico actual del área como medios de liberación de los esfuerzos locales.


 


 

Elaborado por: Fabio Segura