>> Ir al índice del boletín

 

4. Eventos Importantes

 

4.1.  Erupción  volcánica en el Cerro Negro y migración de sismos

 

Wilfried Strauch, Virginia Tenorio y  Mario Bodán

(INETER, Geofísica)

 

Resúmen del informe publicado en el boletín sismológico del mes de agosto, 1999

 

La erupción del volcán Cerro Negro del día 05 de agosto fue precedida y acompañada por una fuerte e inusual sismicidad que aumentó el día 4, aproximadamente a las 09:00 pm. Primero ocurrieron sismos muy pequeños y se desarrolló un tremor sísmico de baja amplitud. A las 10 de la noche, ocurrió el primer evento fuerte con magnitud ML=4.0 que fue sentido con intensidad V en León. La actividad se intensificó y se presentó un tremor muy alto, con muchos sismos  que se sientieron fuerte en la ciudad de León.

 

Después de los primeros sismos sentidos en León y conociendo la localización de los eventos publicados por INETER, Defensa Civil envió oficiales a la zona del Cerro Negro.  Ellos pasaron toda la noche en el área, pero no detectaron ningún fenómeno volcánico. No obstante la actividad sísmica continuaba y se intensificaba. A las 01:19 de la madrugada del día 05 de agosto, ocurrió otro sismo fuerte que tuvo una magntud ML=4.7.

 

Los oficiales de la Defensa Civil, que se encontraban a las 10 de la mañana en Esquipulas (La Virgen), sintieron a esa hora de nuevo sismos fuertes. Sorpresivamente miraron en ese instante como se levantó humo y vapor a lo largo de una línea que partió del Cerro Negro hacia donde estaban ellos y al momento miraron como comenzó la actividad volcánica al pie del volcán, cerca del cráter Cristó Rey. En ese momento técnicos de Geofísica de INETER, que se dirigían al lugar observaron desde la carretera una columna de gases y ceniza volcánica que salía del pie del volcán Cerro Negro, con dirección Oeste.

 

 Al mediodía del 5 de agosto ya se pudo apreciar un grupo de tres pequeños conos al Sur del volcán Cerro Negro, en la cercanía del cráter Cristo Rey, el cual se había formado durante la erupción de 1968. Estos conos permanecieron en plena actividad todo el 5 de agosto. Fuentes de lava alcanzaron alturas de más de 300 m, hubo emisión de gases y ceniza volcánica, en pequeñas cantidades. La actividad de las explosiones en los conos fue alterna, es decir las explosiones no ocurrieron al mismo tiempo en los tres conos. En la noche del 5 al 6 de agosto esta actividad se intensificó. Los conos crecieron rápidamente, los dos ubicados más al Sur alcanzaron una altura de aproximadamente 80 m.  En la noche del 6 de agosto la actividad volcánica disminuyó considerablemente. El día 7 de agosto la actividad  se caracterizó por pocas explosiones y en la noche siguiente la actividad explosiva cesó completamente.

 

La información existente durante e inmediatamente después de la erupción del volcán Cerro Negro, en ese momento todavía no permitió obtener una imagen clara del proceso que se estaba desarrollando en los volcanes de los Maribios. Por la cantidad de los sismos que ocurrieron en ese período se pudieron procesar solo los eventos más fuertes, lo que no fue suficiente. La red sísmica de INETER grabó más de 600 registros sísmicos, pero cada uno de ellos contenía varios sismos, porque los eventos sucedieron en cadena, uno tras otro. Es decir, se registraron miles de eventos sísmicos durante el mes de agosto.

 

Se asume que desde Julio de 1999, ocurrió un ascenso de magma cerca del volcán Cerro Negro, que se aceleró el 4 de agosto. El magma abrió, en doce horas, un dique, partiendo del volcán hacia el Sur. Este proceso generó la falla que apareció el día 5.

 

Entre los días 4 y 7 de agosto, fue obvia la migración de la sismicidad en forma simétrica, partiendo del Cerro Negro, hacia el Noroeste y Sureste. Al Sureste la sismicidad alcanzó Puerto Momotombo, hacia el Noroeste la sismicidad activó varias fallas en el volcán Rota a distancia de más de 15 km. La ocurrencia en un período corto de tiempo,  la simetría de la sismicidad y la forma como esta saltó de un foco al otro, parecen argumentos suficientes para hablar de una relación casual entre la erupción del Cerro Negro y la actividad sísmica y volcánica que ocurrió en los cinco días después del comienzo de la erupción.

 

La erupción volcánica en el Cerro Negro, la aparición de la falla superficial Norte - Sur y la fuerte sismicidad en este mismo volcán que se propagó hacia toda la zona entre los volcanes Telica – Momotombo, se asume que este proceso fue causado por un mecanismo de abertura que en primera aproximación debió generar sismos con compresión de las ondas P en todas las direcciones. En realidad, para el primer sismo fuerte del día 4 de Agosto, 10:30 pm, todas las estaciones sísmicas de Nicaragua, con excepción de ACAN (se presume un error en la conexión del sismómetro de esta estación) registraron un movimiento de compresión, es decir polaridad positiva (up) de la onda P, lo que no se puede explicar con un mecanismo focal convencional.

 

Por otro lado, el proceso de abertura ejerció presión en dirección Este - Oeste que se transformó en  movimientos de strike - slip (quebrado y deslizado) lateral - derecho y lateral - izquierdo en el sistema de fallas de toda la zona. Durante los días 4 al 7 de Agosto fue obvia la migración de sismicidad en forma simétrica partiendo del Cerro Negro hacia Noroeste y Sureste.  La red sísmica no localizó sismos fuertes en el volcán Telica, que se ubica a la misma distancia del Cerro Negro como el Momotombo. Pero, el 10 de Agosto ocurrió un brusco aumento de la actividad volcánica. Se cambió el sistema físico en el volcán, lo suficiente para iniciar la subida del magma que se observó en el cráter el 18 de Agosto.

 

Foto 1.

Erupción en el volcán Cerro Negro. Agosto, 1999

 

Foto 2.

 Falla originada por la intrución  de magma

 en el volcán Cerro Nogro. Agsoto, 1999