>> Ir al índice del boletín

 

3.1. Volcán San Cristóbal

 

En enero de 1998, se dio el fin de una fase eruptiva intensa con sismicidad alta, desgasificación fuerte y emanaciones ocasional de ceniza volcánica que comenzó en mayo de 1997. Después, en 1998, el volcán ha tenido varios intervalos cortos de tiempo con actividad sísmica relativamente alta en comparación con el nivel de bases. En ocasiones se manifiesta un aumento brusco de sus sismicidad pero siempre hay periodos de calma con horas y hasta meses de duración.

 

En 1998 el San Cristóbal tuvo cuatro etapas de actividad con aumento de sismicidad y fuertes emanciones de gases pero en grado mucho menor que en 1997. El número de eventos sismovolcánicos registrados en 1998 fue de 20,063, con un promedio de 1,672 por mes.

 

La frecuencia del tremor sísmico del volcán osciló entre 1 y 5 Hz. En julio, 1998 se analizaron las frecuencias de algunas horas con intervalos de 1 minuto, comparando con observaciones visuales en el campo. Se observó que la variación de la amplitud del tremor sísmico (RSAM), que osciló entre 20 y 100 unidades y en algunas ocasiones llegó a 500 unidades. Cabe destacar, que aunque presente RSAM menores a 20  (ver figura 12), siempre muestra salida de gases. Normalmente no se sienten los movimientos sísmicos del volcán. Sólo en ocasiones las personas  que viven a 2 km de distancia del cráter, en las faldas Oeste del San Cristóbal, reportaron haber escuchado retumbos fuertes provenientes del volcán.

 

Cuando el volcán manifiesta tremor alto, el número de eventos detectados queda sorprendentemente bajo. Esto se debe al alto nivel del ruido que sobrepasa el umbral de detecciones para los microsismos.