>> Ir al índice del boletín

 

3. Sismicidad Volcánica

 

En el año 1998, se mantuvo la vigilancia sísmica volcánica en los volcanes activos de Nicaragua (ver figura 10, mapa de ubicación de los volcanes). Esta vigilancia sirve como alerta para erupciones volcánicas. Se hace el análisis de los datos sísmicos para poder detectar posibles eventos volcánicos como movimientos del magma, emisión de materiales sólidos o gaseosos a latas temperaturas. Este trabajo se realiza con los datos de las estaciones sísmicas ubicadas en las faldas de los volcanes activos. Las estaciones sísmicas en realidad son los instrumentos más importantes para detectar actividad volcánica inusual que podría anunciar el comienzo de una erupción volcánica. Hay instalada al menos una estación sísmica en los volcanes: San Cristóbal (CRIN, MOCN, SRCN y ACAN), Telica (TELN y TEL3), Cerro Negro (CNGN y MIRN), Momotombo (MOMJ), Masaya (MASJ) y Concepción (CONN). En la figura 10 se presenta el mapa de la ubicación de los volcanes en la Cadena Volcánica Cuaternaria de Nicaragua.

 

La metodología de observación para la sismicidad volcánica es muy diferente a los sismos generados por la fallas tectónicas. Las fuentes que generan sismos en los volcanes son mucho más complejos y sus mecanismos todavía no se entiende completamente. Fuentes de sismos volcánicos pueden ser: movimientos de magmas, oscilaciones de magma líquido, pulso de desgasificación, oscilaciones de columnas de gases explosiones de gases en el cráter, rompimiento de rocas por presión del magma o de los gases, procesos de hundimiento en las calderas volcánicas, etc. Por los altos costos no es posible instalar una red sísmica para cada volcán, por lo tanto, el sistema de la vigilancia volcánica en Nicaragua, se basa en primer lugar en una estación sísmica para cada volcán activo instalada muy cerca del cráter. De esta estación se analiza la señal sísmica continuamente.

 

Ante cualquier cambio importante en esta señal se inicia un estudio más detallado del volcán, por ejemplo, mediante visitas al campo. Los parámetros de la señal sísmica que se analizan en tiempo real son: Amplitud de la señal, frecuencia, número de sismos pequeños que sobrepasan la señal. Además, se aprovecha la información de una red sísmica auxiliar que sirva a la vez para varios volcanes. Esta red se utiliza para localizar sismos más fuertes que podrían se generados por ascenso de magmas hacia la superficie, preparando una erupción volcánica. En 1998, se comenzó a instalar esta red auxiliar para los volcanes; San Cristóbal, Casita y Telica.

 

En la Central Sísmica existen programas para analizar las señales sísmica procedente de los volcanes. El sistema Willy Lee tiene la función de recolectar los datos de los eventos sísmicos en forma digital. El programa RSAM almacena los datos de la amplitud sísmica continuamente en tiempo real. El sistema SSAM realiza continuamente un análisis espectral de las vibraciones del suelo en el volcán.

 

La figura 11, presenta la amplitud sísmica contra tiempo para cada volcán observado en 1998.

 

 

Figura 10. Mapa de ubicación de los volcanes activos de Nicaragua