>> Ir al índice del boletín

 

Encuesta Macrósísmica vía teléfono. Sismo del 23 de Agosto

 

Alejandro Morales


 

Para estimar con que intensidad fue percibido el terremoto del día 23 de Agosto por la población, se realizó una encuesta macrosísmica vía teléfono de manera casi inmediata a la ocurrencia de este evento. Efectuándose entrevistas a personas particulares electas al azar en los lugares siguientes:

 

Boaco, Estelí y Matagalpa: No fue sentido.

 

Chinandega, El Viejo y Chichigalpa: Se sintió fuerte, percibiéndose la duración, hubo cierto grado de alarma entre la población. Se movieron objetos livianos y algunos pesados. Lámparas y tendido eléctrico oscilaron suavemente. Algunas casas crujieron. Se derramó agua de ciertos recipientes (cazuelas) que la contenían. Algunas personas escucharon ruidos subterráneos.  Fue sentido por toda la población. Intensidad: IV.

 

León, Corinto, Managua, Masaya, Diriá, Diriomo, Dolores, Carazo, y Granada: Sentido por varias personas en reposo, sentido fuerte. Se movieron  objetos colgantes, adornos livianos y otros muebles. Se reportó haberse observado movimiento en dos buses estacionados en el patio de una casa Intensidad: III.

 

 

Nandaime.-Sentido por algunas personas en reposo. Intensidad: II y III.

 

Tipitapa, Wisquiliapa, Santa Teresa (Carazo): Sentido leve por pocas personas en reposo. Intensidad: II.

 

Según los resultados de la encuesta realizada vía teléfono se estimó que la mayor intensidad en la zona del Pacífico de Nicaragua fue de III en escala Mercalli Modificada.

 

Para complementar la información macrosísmica se utilizó el programa de cómputo que simula la intensidad en base a los parámetros de coordenadas, profundidad y magniutd.

 

La figura 6, muestra los resultados del programa, los que indican una intensidad máxima de VIII en el área epicentral e intensidad III para las principales ciudades del pacífico, resultado que se asemeja a la intensidad máxima obtenida vía telefónica.

 

De haberse registrado esta intensidad en tierra firme, hubiera ocasionado daños materiales y probablemente víctimas humanas, similares a las del terremoto de Managua de 1972.