>> Ir al índice del boletín

 

INTRODUCCION

 


Este Boletín Sismológico Anual continúa una tradición que comenzó en 1975 cuando se publicó el primer Catálogo de Temblores de Nicaragua. Aquel catálogo contenía la lista de eventos ocurridos de Abril a Diciembre de 1975, una descripción técnica de la Red Sísmica y adicionalmente informaciones sobre  un enjambre sísmico ocurrido en el volcán Momotombo. En base a los datos obtenidos con la Red Sísmica Nacional se siguieron elaborando Catálogos de Temblores anuales hasta 1985.  Por el colapso de la red sísmica en años  85 esta tradición se interrumpió.

 

Luego con la nueva Red Sísmica se comenzó en 1994 a elaborar boletines mensuales. Al inicio, estos como los catálogos anuales publicados anteriormente, eran solamente listas de eventos sísmicos ocurridos, pero con el tiempo se incluyó en los nuevos boletines, información más amplia. Se integró todo lo importante o interesante, desde el punto de vista sismológico, que ocurrió durante ese mes en Nicaragua: Información sobre sismos sentidos, sismicidad en los volcanes, efectos de enjambres sísmicos en las ciudades del país, etc..

 

Con este nuevo Boletín Anual de 1995 se complementan los boletines mensuales y al mismo momento se reactiva la tradición que comenzó con los Catálogos de Temblores 1975-85. Con el objetivo de hacer un sumario

 

de la sismicidad de todo el año se adjuntan resúmenes de informes de estudios, ya sea, de un sismo sentido, de enjambres sísmicos, de la sismicidad de un volcán etc..

 

Se considera que especialmente la integración de la información macrosísmica en los boletines mensuales y anuales es un logro muy importante, ya que los datos correspondientes de los años anteriores se han perdidos casi completamente, porque no hubo un medio de resguardar y publicar esta información de una manera regular.

 

Se subraya que los boletines publicados en realidad presentan solamente una pequeña parte o mejor dicho una condensación de la información sismológica total adquirida. La mayor parte de los datos,  que son los sismogramas digitales y las lecturas de las ondas sísmicas, se almacenan en computadoras y son fácilmente accesibles a todos. Una copia de los datos se envía regularmente al banco de datos sismológicos de América Central mantenido por los países miembros de CEPREDENAC donde sirve para preparar boletines sísmicos de toda la región.

 

Adicionalmente se informa en este boletín sobre el desarrollo de la red sísmica, cambios de estaciones, nuevos equipos y capacitación del personal.